Formación…

Nuestro equipo lleva una decena de años en el mercado laboral, y de forma paralela sus trabajos diarios, formación en diversas entidades públicas y privadas. En general todos nosotros en nuestro campo de actividad principal: abogacía, ingeniería y economía. Parte de nosotros hemos utilizado el audio como herramienta auxiliar de conocimiento, bien como estudiantes, bien laboralmente hablando.

Javi, Ana y Marta… y todos nuestros colaboradores… intentaremos que aprovechéis nuestros trabajos…

Javi Ana y Marta edicionesyaudioPara aquellos que se enfrentan a una prueba o examen… 

Saludaros y felicitaros por vuestra decisión; nada fácil dejar de atender nuestras  tareas,  y horas de esparcimiento,  para enfrentarnos al esfuerzo que supone cualquier examen así como el acceso a la función pública, como muchos de vosotros estáis realizando.

Quién acompaña estas palabras ostenta dos oposiciones, grupos A2 y A1, de la Administración General del Estado, habiendo compaginado el estudio tradicional, por todos conocidos, con ficheros de audio,  inicialmente más o menos caseros; totalmente convencido, por tanto, de la gran ayuda que ofrece un documento escrito y sonoro.

Ante una prueba, examen, u oposición, lo primero que debemos hacer,  siempre: informarnos, con detalle,  del procedimiento para acceder a ella; no es raro encontrar aspirantes rechazados por no cumplimentar adecuadamente la instancia, por no haber abonado y/o justificado el pago de la tasa correspondiente,  o no disponer de la titulación requerida, de forma previa a la fecha marcada en la convocatoria (debemos estar en posesión, o potencialmente, de la titulación requerida en las bases, como muy tarde, el último día de presentación de instancias).

En segundo lugar, confirmado que podemos aspirar a dichas plazas públicas, debemos documentarnos lo máximo posible. Si disponemos de mucho tiempo por delante de la prueba, lo ideal es ampliar nuestro temario, especialmente observando otros materiales auxiliares o complementarios (singularmente beneficioso en pruebas de tipo test). No todos los materiales, gratuitos o con coste, o el que nosotros nos podamos ir haciendo, disponen del mismo contenido, por muy extensos que éstos sean. De igual forma, señalar, siempre con la debida precaución, que no debemos ir más allá del temario oficial, pues consumiremos tiempo y esfuerzos sin rentabilidad alguna.

En todo acceso a una plaza pública, gran parte de la materia, sobre la que se nos evalúa, se enmarca en el ámbito del derecho (legislación); no existe material más idóneo que el propio documento oficial, sea una Ley, Real Decreto, Orden Ministerial u otros similares. El contenido de dichos documentos oficiales suele ser muy extenso, y, los diferentes materiales didácticos del mercado, suelen simplificar en exceso el mismo (nos facilita el estudio y comprensión, pero perdemos parte de la materia y, en ocasiones, el rigor de ésta; esta situación puede jugarnos una mala pasada en las pruebas, debemos estar atentos a ello).

Ten paciencia con la legislación, salvo para quienes han estudiado alguna rama del derecho, cuesta un tiempo habituarse al lenguaje y términos utilizados, pero finalmente llegarás a ella; no dudes en preguntar y consultar cada palabra o término que desconozcas.

Cuando preparemos un examen, debemos ponernos en el contexto en el que se producirá éste; es muy importante que hagamos pruebas bajo idénticas   circunstancias (si el examen es tipo test, hagamos múltiples test; si es oral, representemos y expongamos, frente a terceros, antes de la prueba oficial; etcétera).

No cabe duda, que la ayuda externa de preparadores, academias, antiguos aspirantes… nos será de mucha utilidad; no hay que olvidar que, independientemente del apoyo al estudio que nos aportan,  nos evitará caer en los mismos fallos por los que ellos ya pasaron en su día.

Sin olvidar que nuestros compañeros son igualmente aspirantes a la plaza que deseamos, por tanto competidores,  compartir con ellos vivencias,  nos motivará para seguir con el nada gratificante esfuerzo diario.

Por último, atendiendo a nuestros gustos, dediquemos cierto tiempo a la búsqueda de lugares de estudio cómodos (cambiar de zona, o postura, de cuando en cuando,  nos ayudará a despejarnos, incluso motivarnos); la vigilancia del espacio, la iluminación, el orden, el confort ambiental, los horarios, la posibilidad de tener visión lejana… incluso la obligación de acudir a una biblioteca pública… factores que nos pueden hacer más cómodo el estudio.

El audio, y el estudio…

Sin lugar  a dudas, aunque existen personas con diferentes perfiles,  cuanto mayor es el esfuerzo que hacemos, mayor será el recuerdo de la materia (recordaremos más aquello que leemos y subrayamos, que escribimos… que lo que escuchamos).

No obstante, la escucha, aunque sea ocasional, nos ayudará y potenciará nuestro estudio, incluso nuestra motivación (la parte más importante ante una prueba, aunque no lo parezca, es precisamente esta última, la «motivación»).

Atendiendo a nuestra experiencia como estudiantes, opositores y formadores, la escucha puede favorecernos en:

  • Utilizar el tiempo en otras actividades que, potencialmente, no podríamos aprovechar de otro modo (compaginar estudios con trabajo, tareas domésticas, paseos, conducción, etcétera).
  • Alternativa, cuando estamos agotados, al modo de estudio tradicional o estándar (cambiar de ubicación, cambiar de materia… cambiar de modo, nos ayudará a continuar con nuestra tarea).
  • Indicado en exámenes tipo test (en muy poco tiempo nos aportará, si el material es adecuado, mucha información).
  • No entiendo, no valgo, no voy a llegar… En general, especialmente en oposiciones, la escucha del temario nos hace perder el miedo a no poder asumirlo.

Algunas observaciones complementarias:

  • La lectura y grabación de nuestros temas, aún de forma casera es muy recomendable;  no obstante debemos ser conscientes si tenemos tiempo para ello, pues, generalmente, consumimos tanto tiempo en la preparación del temario como en su estudio.
  • La audición requiere de un período de adaptación para sacar el máximo provecho. La escucha atenta y continuada se debe entrenar; no desesperes los primeros días.
  • A medida que el temario nos «suena», nos lo vamos sabiendo, requerimos que la audición tenga una mayor velocidad, así como de un mayor resumen del mismo.

En todos los casos,  por experiencia propia y formativa, aprovechado de forma adecuada, el audio es una indudable herramienta de apoyo para conseguir nuestra meta, sin perder de vista los métodos tradicionales; cada persona, debe observar aquello que mejor le vaya a su perfil (academias, textos complementarios y  alternativos, compañeros, bibliotecas, blogs…).